12 September 2015

Pequeños problemas éticos, nº 5

Sales de noche con un amigo que está casado. Su mujer también es amiga tuya pero esa noche ella prefiere quedarse en casa. Os tomáis unas copas y, como tu amigo tiene muchas ganas de juerga, os vais a una discoteca. Después de entrarle prácticamente a todas las chicas de la discoteca, consigue ligar con una. A eso de las cinco de la mañana te dice que se va a ir con ella, que vive cerca. Pretende estar dos horas en su casa, como mucho, así que al día siguiente vuestra versión tiene que ser la misma: estuvisteis juntos en la discoteca hasta las siete de la mañana y luego os fuisteis a casa. Intentas convencer a tu colega de que no se vaya con la chica, le amenazas con contárselo a su mujer pero es inútil, ni te escucha. Sabes que no es la primera vez que echa una cana al aire, así que lo dejas por imposible y te vas a casa.


La parejita, de Manel Fontdevila


Te despierta el teléfono a eso de las diez de la mañana. Es la mujer de tu amigo. Está preocupada porque su marido todavía no ha llegado a casa. Le ha llamado al móvil varias veces pero lo tiene apagado o fuera de cobertura. Piensas que lo más probable es que tu amigo se haya quedado dormido en casa del ligue. La mujer te pregunta hasta que hora estuviste con él anoche y dónde lo dejaste.

¿Qué haces?
a) Le dices la verdad. 
b) Le mientes.

Nota: se puede cambiar el sexo a cualquiera de los personajes.

10 comments:

  1. Yo tengo claro que no mentiría por un amigo en esas circunstancias. El tema de la infidelidad (y engañar y mentir) me molesta bastante. Traicionar la confianza de alguien cercano me parece horrible.

    Sin embargo, si como apunta el texto me acaban de despertar, y ella está preocupada, en todo caso iría desvelando la verdad poco a poco, siempre siendo tranquilizador. Lo haría así porque, primero, medio dormido no estoy en facultades para dar una mala noticia así; segundo, porque si encima de que está preocupada le tengo que soltar de buenas a primeras esa bomba, le voy a hacer más mal que bien.

    (Aunque si, como apunta el texto, yo ya sabía de anteriores infidelidades, esto se hubiera producido antes. No habría pasado por alto algo así.)

    Le diría la hora y el lugar donde nos separamos. Si se extraña de que no haya vuelto todavía, insiste y me pregunta por qué, le digo que yo me fui porque estaba cansado pero que él estaba muy animado y que puede que encontrara a otra persona y siguiera la fiesta. Si me sigue preguntando y me pregunta si lo vi con alguien, le digo que sí, que me parece que con una mujer. Y así, progresivamente.

    Si no insiste, y la cosa queda sin desvelar, y mi relación con ella es únicamente a través de mi amigo, le estaría calentando la cabeza a él para que dijera la verdad. Yo no tengo por qué meterme en la relación de dos adultos pero tampoco puedo dejar que se me involucre en algo tan desagradable. Si mi amigo pasa de mí, dejo de salir con él.

    Si tengo amistad con ella, y mi amigo sigue en sus trece por mucho que yo le diga, hablaría otro día con ella, en mejores circunstancias, y le explicaría lo sucedido de la mejor manera posible.

    Justamente, tengo un amigo que hizo eso, engañó a su pareja. Era una chica a la que apenas había visto un par de veces y con la que no tenía contacto alguno pero que me cayó muy bien lo poco que hablamos. Después de dos años de relación, él la engañó conscientemente. Lo hizo una vez y, acto seguido, la dejó sin decirle el por qué.

    Le estuve calentando la cabeza para que volviera y le dijera qué había sucedido. Básicamente, porque estaba claro que la chica seguía colgada por él y estaba sufriendo. Por Analytics, sabíamos que ella seguía visitando el diario-blog de mi amigo frecuentemente.

    Él alegaba que la verdad podía hacerle más daño. Yo contraargumentaba que ya estaba pasándolo muy mal, comida por las sospechas, sin saber nada a ciencia cierta, y que debía decírselo para que tuviera una razón para odiarle y poder olvidarlo.

    Tras tiempo de insistir yo y otros amigos suyos, lo hizo. Efectivamente, a la chica le carcomía la duda de si la había engañado o no. Se lo confesó y ella, teniendo ya razones para odiarlo, pudo olvidarlo. Las visitas al blog terminaron.

    Yo creo que lo mejor es que, si dejas a alguien, sepa por qué. O, al menos, si ves que esa persona necesita una razón, dársela. Hay quienes necesitan saberlo para poder cortar con el pasado y empezar de nuevo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Queda muy clara tu postura. Muy bien explicado. Coincido contigo en que yo también le dejaría muy claro a mi colega desde un principio que no pienso mentir por él. Otra cosa es que luego decida darle a la novia toda la información o no.

      Y en el caso que comentas creo que tus colegas y tú hicisteis lo correcto. No se puede dejar a una persona colgada en la duda de esa forma. Además, para dejar el asunto bien cerrado tenía que ser vuestro colega el que se lo dijese a la chica, no valía que se lo dijeseis los amigos.

      Delete
  2. Cada vez nos lo pones más complicado. Yo diría la verdad, nos fuimos a las 5am de la disco, eso sí, me ahorraría el detalle de que él iba acompañando de una chati. Que cada uno se haga responsable de sus actos y sus elecciones, nadie tiene derecho a hacer cómplice de un delito a un amigo que no quiere participar en él.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Bueno, aquí parece que vamos a coincidir todos (más o menos): intentaríamos no mentir pero tampoco daríamos toda la información.

      El tema de las parejas es complicado. Mejor no meterse en medio. Con las infidelidades, por ejemplo, uno nunca puede estar seguro de que el engañado te vaya a agradecer que le desengañes. Hay mucha gente que, mientras la pareja sepa mantener las apariencias, prefiere no enterarse. En otras palabras, no les importa que les engañen siempre y cuando les engañen bien.

      Incluso hay gente que dice "ah, no, yo quiero saberlo y luego ya decidiré qué hago", pero a la hora de la verdad, cuando se enteran, se dan cuenta de que habrían preferido vivir engañadas.

      Delete
  3. Yo estoy con el anterior comentario, ' yo me fui para casa' o algo similar. Y que cada uno se haga responsable de lo suyo. Si por lo que fuera me acosaran a preguntas y se lo tuviera que contar me enfadaría mucho con mi amigo por ponerme en tal compromiso.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo creo que, llegado el caso, podría llegar a mentir a la novia de mi colega. Pero no por salvarle el culo al tío sino porque prefiero mentir a ser yo quien le diga a nadie que su pareja le engaña. Primero, por lo que le decía a Cities: hay gente que prefiere vivir engañada y yo respeto eso. Segundo, porque aunque alguien esté seguro de que quiere saber si su pareja le engaña o no, a nadie le gusta enterarse por terceras personas.

      Delete
  4. Creo que coincidimos bastante. Decirle yo me fui a tal hora y él estaba animado y me dijo que se quedaba.

    Vamos a ponernos burros, imagina que el amigo ha tenido un accidente volviendo a casa y tu diciendo chorradas...

    En cuanto a meterse en medio de una pareja es peligroso. Porque por muy buenas intenciones que tengas si entre ellos se entienden y/o arreglan, al final el malo es el intruso.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Meterse en medio de una pareja, sobre todo cuando discuten, es un deporte de riesgo, sí señor, pero reconozco que yo a veces lo he hecho. Me cuesta bastante mantenerme al margen de una discusión que está teniendo lugar delante de mí y que trata sobre algo que también ha pasado delante de mí o que conozco. Eso sí, no meto cizaña sino que procuro calmar a las dos partes y acercar posturas. No hace falta que diga que no me suele salir bien.

      Delete
  5. Yo he estado en esa situación y opté por la opción B. También hay que decir que no salí con ella esa noche y que lo que pasó es que, al día siguiente, le dijo a su novio que estaba conmigo y luego me llamó para avisarme, por si el novio me llamaba. Nunca llegó a llamarme así que, en realidad, no llegué a mentir.

    También creo que los que engañan a sus parejas suelen sentirse muy culpables y, la verdad, a mí no me gustaría estar en su lugar. Y, si soy la engañada, casi que prefiero no saberlo. En el caso de mi amiga, sé que el novio nunca lo supo. Ah, y siguen juntos, y ahora con un bebé.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo creo que en estos casos la mentira está justificada y hasta resulta ética. Un amigo mío me confesó una vez que le había puesto los cuernos a su pareja una noche y que no se lo había dicho. Creo que me lo contó porque se sentía culpable. En ningún momento me pidió que no dijese nada o que mintiese por él pero no hizo falta. Su pareja también era amiga mía. De hecho, lo era desde hacía más tiempo que él. Por suerte nunca me vi en situación de tener que mentir pero estoy seguro de que lo habría hecho sin pensármelo dos veces.

      Delete