27 January 2018

Fobias literarias


Tras caminar unos veinte metros en dirección sur, llegó a una amplia avenida, la de Shin-Ohashi. Yendo hacia la izquierda, o sea, hacia el este, se encontraba el distrito de Endogawa, mientras que por el oeste se salía a Nihonbashi. Antes de llegar a Nionbashi estaba el río Sumida, que la avenida de Shin-Ohashi cruzaba a través del puente del mismo nombre.


La devoción del sospechoso, KEIGO HIGASHINO

[Traducción de Francisco Barberán]



¿Pero esto qué es, una novela o el puto Google Maps?

6 comments:

  1. Si la novela se hubiera titulado La devoción del cartógrafo/topógrafo todavía se podría entender. Bueno, en realidad tampoco.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Pues es el efecto es todavía peor si consideramos el contexto:
      - Primer párrafo de la novela: un personaje va caminando por la calle.
      - Segundo párrafo: el citado en la entrada.
      - Tercer párrafo: el personaje coge la avenida Shin-Oashi hacia la derecha.

      ¿De verdad el narrador no nos podía haber ahorrado el segundo párrafo?

      Delete
  2. Creo que el narrador podría haberse ahorrado los dos primeros párrafos y que el tipo llegue y chimpún. Con tanto detalle, ¿cuántas páginas tiene el libro?, ¿mil?

    ReplyDelete
    Replies
    1. Todo eso es para contar que el personaje se desvía del camino más corto a su trabajo porque quiere pasar por la tienda donde trabaja su vecina, de la que está enamorado en secreto.

      Si el narrador no fuese tan cinematográfico, nos podría haber dicho directamente que al personaje le gusta su vecina. Pero estamos en la era del mejor mostrar que contar.

      Delete
  3. Con tanta seña no solo me he perdido sino que encima me he mareado.

    Qué pesado!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Como cuando te indican una calle y te dicen más de tres veces «gira a...»: sabes que vas a tener que volver a preguntar a otra persona más adelante.

      Delete