22 May 2017

Metablog: Título

Lo conté en la primera entrada, allá por enero de 2010: este blog que tienen ustedes delante estuvo a punto de llamarse LAS COCINAS TIENEN OJOS (guiño-guiño). En los comentarios de la entrada, respondiendo a una pregunta de Amor (nombre real), expliqué incluso por qué había descartado ese título. Lo que no llegué a contar es de dónde viene el nombre definitivo: UN BRILLO ENSORDECEDOR.

Pues ya va siendo hora.

Por aquel entonces estaba escribiendo un cuento de hadas para un regalo (sí, así de friki soy). Trataba sobre una princesa que de pronto empieza a aborrecer a su marido por culpa de un hechizo de su tía, una bruja envidiosa. La primera frase del cuento era precisamente una reflexión de la tía: "No hay nada en el mundo que despierte tantas ganas de formular hechizos como la visión de un matrimonio feliz".


Seguía con el narrador contando cómo a la malvada tía, cada vez veía juntos a su sobrina y a su marido, le empezaban a hormiguear las yemas de los dedos y le refulgían los ojos con un brillo ensordecedor (el estilo era cursi un poco a propósito y otro poco por idiosincrasia propia).

Uno de los primeros efectos del hechizo consistía en que la princesa se daba cuenta de que su marido no tenía las cejas simétricas y este detalle le molestaba tanto que intentaba recortárselas aprovechando una siesta.

Al final, la fecha del regalo se me echó encima y no terminé el cuento, pero como lo del brillo ensordecedor me gustaba bastante, decidí reutilizarlo para el título del blog. Antes lo busqué en Google por aquello del plagio, pero no encontré nada.

Y esta es la historia.

No da para biopic, no.

11 comments:

  1. Soy de la misma opinión que la tía/bruja en cuanto a la mezcla de repulsión y rechazo que me provocan los matrimonios felices. La diferencia es que como no domino la magia negra, mi respuesta/defensa ante tanto horror es la indiferencia y el alejamiento.

    ReplyDelete
    Replies
    1. A mí, más que las parejas felices en sí, me fastidia que se pretenda vender el amor en pareja como el ideal de felicidad supremo.

      Por cierto, tengo muchas ganas de leer El festín del amor, el libro del que hablaste no hace mucho en tu blog. Ya le había puesto el ojo cuando lo reseñó Ariel (Vagando por Urano), pero si a alguien tan refractario al tema como tú le gusta, entonces es que tiene que ser bueno ;-)

      Delete
  2. Una de las primeras cosas por las que me atrajo este blog es por el título. Suena muy bien!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Me alegro de que te guste.

      ¿Y tú? ¿Has aparcado el blog? Sería una pena. Con la de ideas que he cogido yo de allí...

      Delete
    2. Sí... De momento lo tengo aparcado. Mientras no me vuelve la inspiración, comparto,de vez en cuando, mi "sabiduría literaria" por Instagram(sabelalugosi)... 😌

      Delete
  3. Y la gracia de estar fingiendo ante cualquier cámara? Eso se merece un Óscar. Fingir tan bien que provoca un brillo ensordecedor.

    Tonterías aparte, el título del blog siempre me ha traído a la cabeza esta canción de Maronda.

    https://www.youtube.com/watch?v=w1ZYw_hilTo

    Un abrazo ensordecedor.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muy chula la canción. Me alivia que el nombre del blog te recuerde esa y no Tengo un tractor un amarillo (por ejemplo).

      Delete
  4. Yo también me identifico con la tía bruja. Detesto a las parejas que se meten la lengua hasta la campanilla por la calle, a plena luz del día. A más luz y más juventud de la pareja, más odio. Igual es por culpa de los dos institutos que hay en mi barrio...

    ReplyDelete
  5. ¿Y por qué te dio por confesarte? XD Como Indiganda, el título me llamó mucho la atención. Pura sinestesia para mi paladar.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hace un mes o así tuve una crisis con esto del blog y pensé en dejarlo. Pero no quería desaparecer sin dar ninguna explicación (yo sufro cuando algún blog que me gusta se queda paralizado y va pasando el tiempo y el autor no lo actualiza y yo me quedo con la curiosidad de saber qué habrá pasado), así que pensé en hacer una serie de entradas que funcionasen como una especie de making of del blog antes de despedirme. La primera entrada de la serie, como es lógico, tenía que estar dedicada a la primera entrada del blog.

      Delete