31 March 2016

Fobias literarias



Bunny no se despertó del todo. Un sonido (no distinguió qué era) quebró la superficie de su sueño y se hundió como una piedra. El sueño se esfumó, dejándole despierto, varado, sobre su cama.


Vinieron como golondrinas, WILLIAM MAXWELL

[Traducción de Gabriela Bustelo]




¿Pero qué hay de malo en este pasaje?, se preguntarán ustedes. Y ahora es cuando me dejan por imposible: lo que me echa para atrás de esta cita es que se trata del principio de la novela y aparece un personaje despertándose. Ufff... Me dan mucha pereza las novelas que empiezan con alguien que se despierta. ¿Por qué? Porque es el comienzo menos singular que uno pueda imaginarse. Todos mis días empiezan así. Seguramente todos o casi todos sus días empiezan también así. Y los de la mayoría de la gente. Algunos autores intentan animar el asunto con florituras de estilo. Pero a mí me cuesta pensar que un narrador que empieza su relato de esa forma quiera (o sepa) seducirme.

6 comments:

  1. Lo cierto es que no lo había pensado antes pero tienes razón. No es un comienzo espectacular precisamente, jeje.

    Aunque bueno, algún autor pedante seguro que lo explica revistiéndolo de trascendencia tipo: no hay nada mejor que envolver en cotidianeidad los hechos extraordinarios que voy a narrar posteriormente, o cualquier chorrada de estas.

    Abrazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es un comienzo muy habitual cuando el autor se propone seguir a un personaje de la mañana a la noche durante un día entero (o un par de días, o una semana), que es un planteamiento que no me parece demasiado estimulante a priori. Y también, como bien dices, lo usan mucho para recrear un ambiente cotidiano en el que luego va a suceder algo insólito. Como todo, se puede hacer mejor o peor, pero es un comienzo que suele exigir un voto de confianza por parte del lector. Y yo soy muy desconfiado.

      Delete
  2. Yo tampoco lo había pensado. De primeras creo que tampoco me llamaría la atención.

    Lo que sí he pensado últimamente, es que hace mucho tiempo que no me siento seducida (como dices tú) leyendo tan solo la primera página... Tanto con los que después me encantaron como con los que me horrorizaron.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es un tipo de comienzo bastante habitual. Llevo unos años fijándome. Pero bueno, no dejo de leer un libro solo porque empiece con un personaje despertándose. Es solo que me da pereza. Resoplo y pongo los ojos en blanco.

      A mí sí me han seducido varios comienzos últimamente. Estate atenta al próximo Simes y nomes.

      Delete
  3. Uy va! Tienes más razón que un santo, que dirían en mi pueblo hace años (ahora no sé si lo seguirán diciendo porque la verdad, voy bastante poco). Acabo de subir el post sobre 'Un mundo infiel' y la novela efectivamente empieza con el protagonista despertandose de una pesadilla el día de su cumpleaños... ¡Buenísimo!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hay un montón. Y algunos son geniales, claro; una cosa no quita la otra.'La metamorfosis' de Kafka o 'Un hombre soltero' de Christopher Isherwood ("El despertar se inicia al decir soy y ahora"), por decir dos.

      Delete