27 March 2014

Por qué Breaking Bad nunca estará entre mis series favoritas

Aviso: yo de ustedes no leería esto si no han llegado, como mínimo, al principio de la quinta temporada. 
Eso sí, del final no cuento nada. Tampoco soy tan mala persona.


No he conseguido adaptarme al ritmo de la serie. La mayor parte de los episodios se me han hecho largos. No pesados, pero sí largos. Veía uno y ya no quería ver más durante varios días. Algunas demoras, además, me han parecido especialmente innecesarias e incluso irritantes: ¿por qué los guionistas tardan tanto en hacer que Skyler se siente con su marido y le pida explicaciones? ¿Acaso tiene algún interés lo que le pasa a Skyler mientras vive en la ignorancia? Para mí, ninguno. De hecho, para mí, Skyler sólo se hace verdaderamente grande como personaje cuando por fin descubre el pastel.


Breaking Bad es una serie poco generosa con sus personajes terciarios. Saul, Marie y Walter Jr. no pasan de ser meros recursos en la trama. Saul arregla problemas, Marie tensa y explicita los conflictos y Walter Jr. funciona como signo irónico de la doble vida de Mr. White. Prácticamente ninguno de sus actos descubre al espectador nada nuevo sobre ellos, ningún aspecto que no estuviese presente ya en su primera aparición en pantalla. No tienen relieve, están condenados a ser planos. Y la verdad, se merecían algo más.


La forma en que Mr. White manipula a Jesse dice mucho de la concepción  que los guionistas tienen de la psicología de los personajes. Ocurre esto y esto otro y como resultado obtienes esta reacción. Química. Determinismo. Así se consigue una apariencia de solidez dramática, es cierto, pero a costa de ahogar el factor sorpresa. Por decirlo con otras palabras, en Breaking Bad las motivaciones y las reacciones de los personajes, en especial las de Mr. White y Jesse, están sobreexplicadas.


Breaking Bad es inverosímil. No es que eso me moleste, me apasiona Hitchcock, me apasiona Brian de Palma, no soy un policía de la verosimilitud. Pero sí que creo que cuando a uno le llama la atención la falta de verosimilitud es que algo falla. Cuando empiezas a preocuparte por el racord argumentativo eso quiere decir que no te están distrayendo ni entreteniendo lo suficiente. Y viceversa: si una película consigue emocionar (emocionar en un sentido amplio: risas, lágrimas, miedo...), hay que ser muy desagradecido para afearle la falta de verosimilitud. Lo que a mí no me convence de Breaking Bad es que es inverosímil sin obtener beneficio de ello, sin llegar a despegar el vuelo hacia cotas más locas y divertidas.


En resumen, con Breaking Bad he tenido la sensación de que nunca me daba más de lo que esperaba y de que, en demasiadas ocasiones, incluso me daba menos.

6 comments:

  1. Yo estoy entre los que se entusiasmaron con BB!!
    BB entraría en mi top 5 de series sin dudarlo (quizás en el último lugar, pero entraría). Para mí fue un soplo de aire fresco, es decir, por fin algo totalmente diferente a lo que estaba viendo últimamente. Y he de decir que me costó engancharme, por culpa, yo creo, del doblaje, cometí el GRAN ERROR de ver la primera temp. en castellano. Pero en la segunda ya empecé a meterme de lleno y a empezar a sentir un extraño amor-odio hacia Walter White y el pobre y manipulado Jessy hasta el final.

    A lo que comentas de Skyler, su personaje , aún sigo sin entender por qué, fue de los más odiados en internet(por su actitud después de enterarse...), tanto que la actriz escribió varios artículos en defensa de su personaje, ¿qué esperaba la gente que la mujer de WW reaccionara bien ante lo que sucedía? a mí me pareció muy creíble y sí que pienso que era necesario los primeros momentos en los que vive en la ignorancia, para que luego sea más interesante la trama .

    Y los secundarios... lógicamente tiene que haberlos aunque sean meros recursos... Mira si han tenido éxito los secundarios que Saul en breves tendrá su propia serie... Un entusiasmo que no comparto, porque este personaje me gustó pero tampoco tanto para querer verlo en una serie.

    A mí, Breaking Bad, me hizo, sufrir, reir e incluso emocionar, de una manera extraña pero lo hizo... Pero y aquí va una frase facilona: Para gustos...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo tampoco entiendo el odio que despierta Skyler, sobre todo porque Mr. White me parece bastante más odioso. Y Saul es un personaje que me encanta. Introduce un aspecto muy interesante: el respaldo burocrático que requiere el crimen. Además, gracias a él la serie tiene su pequeña cuota de humor.

      Delete
    2. Estoy de acuerdo en todo, sobre todo en lo de la inverosimilitud del guión. Y, por supuesto, en la razón por la cual nos damos cuenta de tal falta de rigor: porque no nos emociona, no nos llena. Es una serie fallida porque intenta sorprender con recursos estrambóticos al estilo de "Reservoir Dogs"-esto es, conversaciones tontas, masacres sin sentido, humor fuera de lugar- y eso no cuela. Sin embargo, la estoy viendo y pienso verla entera, porque quiero comprender por qué razón tanta gente la ama. Yo no veo nada interesante en ella, pero en fin, sobre gustos no hay nada escrito.

      Delete
    3. Gracias por tu comentario. Me alegra que coincidamos, aunque me da la impresión de que tu opinión sobre la serie es bastante más negativa que la mía.

      Delete
  2. Me gustó tu análisis, aunque soy de las que disfrutaron mucho de la serie.
    Es verdad que hay capítulos largos al pedo, incluso vueltas de tuerca que me jodieron (creo que es en la tercera temporada, lo del oso de peluche. Uno ve la escena del principio y espera que la resolución sea increíble, no la paparruchada que nos metieron como cierre).
    Estoy de acuerdo con sacarle provecho a algunos secundarios, Marie y Saúl son geniales, y te agrego un par más: los amigos yonquis de Jesse. Le daban un toque de humor que yo hubiera aprovechado más. Hank es uno de mis personajes favoritos, suerte que de él si que tuvimos bastante.
    La verdad yo nunca me puse a cuestionar la credibilidad de la serie, porque para mí lo interesante no era la trama en sí, si no a dónde conducía la trama a Water y a Jesse. La relación entre ellos, que es básicamente de lo que se trata.
    Y por último: la última temporada me gustó. No me volvió loca, pero me gustó. Pero la serie tendría que haber terminado en la cuarta. Qué pedazo de cierre, madre mía!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Estoy de acuerdo en lo del oso y el ojo flotando en la piscina. Una decepción total. En los cierres de temporada es verdad que se lucían más. Y también tienes razón en que la quinta temporada tenía algo de innecesario (los personajes nuevos no tenían mucho carisma), aunque uno de mis capítulos preferidos de toda la serie es el antepenúltimo. Con lo de que es inverosímil me refiero a cosas como, por ejemplo, la parte en que Jesse tiene la casa llena de drogadictos: ¿No tiene vecinos? ¿Es un sospechoso habitual de la DEA y no tiene ningún tipo de vigilancia? Etc. Si ese arco argumental de la bajona de Jesse hubiese sido más entretenida no me habría parado a pensar esas cosas.

      Delete