21 December 2015

Jane Eyre: en busca de la traducción perfecta



There was no possibility of taking a walk that day. We had been wandering, indeed, in the leafless shrubbery an hour in the morning; but since dinner (Mrs. Reed, when there was no company, dined early) the cold winter wind had brought with it clouds so sombre, and a rain so penetrating, that further out-door exercise was now out of the question. 
I was glad of it: I never liked long walks, especially on chilly afternoons: dreadful to me was the coming home in the raw twilight, with nipped fingers and toes, and a heart saddened by the chidings of Bessie, the nurse, and humbled by the consciousness of my physical inferiority to Eliza, John, and Georgiana Reed.  

Jane Eyre, CHARLOTTE BRONTË



Me la leí hace veinte años en una edición viejísima, prehistórica, y ni me fijé en la traducción. Creo que muy buena no era. Pero el libro me gustó y el comienzo se me quedó grabado. No estos dos párrafos en concreto sino la escena en que la protagonista lee un libro (British Birds, de Berwick) sentada en la ventana, detrás de unas cortinas rojas. Yo también fui un niño pegado a un libro.

Siempre me he preguntado si el estilo de Charlotte Brontë es realmente bueno o no. En inglés, quiero decir, no traducida. Los críticos anglosajones (al menos los que yo he leído) no suelen elogiarla por la calidad de la prosa. Sus hermanas se llevan más piropos en ese aspecto, sobre todo Emily. Si a esto unimos la imagen de persona apasionada pero adusta que se suele dar de ella, comprenderán que me haya formado la idea de que era una tremenda narradora con un estilo tirando a parroquial.

Todo esto lo digo para que quede bien claro que no tengo un gran nivel de inglés y que con frecuencia me dejo llevar por mis prejuicios. Están avisados.


****** AUSTRAL ******


Aquel día no fue posible salir de paseo. Por la mañana jugamos durante una hora entre los matorrales, pero después de comer (Mrs. Reed comía temprano cuando no había gente de fuera), el frío invernal trajo consigo unas nubes tan sombrías y una lluvia tan recia, que toda posibilidad de salir se disipó. 
Yo me alegré. No me gustaban los largos paseos, sobre todo en aquellas tardes invernales. Regresábamos de ellos al anochecer, y yo volvía siempre con los dedos agarrotados, con el corazón entristecido por los regaños de Bessie, la niñera, y humillada por la consciencia de mi inferioridad física respecto a Eliza, John y Georgiana Reed. 

Traducción de Juan G. de Luaces


Prescinde de algunos adjetivos (leafless, cold, raw). Opta por términos un pelín formales o anticuados (sombrías, recia, disipó, regaños, consciencia). Simplifica la oración más larga del segundo párrafo ("dreadful to me..." / "regresábamos"). Altera el orden de algunos elementos ("por la mañanana", "cuando no había gente de fuera"). El resultado es una narración bastante fluida y algo sepia. Cabría preguntarse si se pierden matices importantes del original.


***** MONDADORI*****


Y

**** DEBOLSILLO ****


Aquel día no hubo manera de dar un paseo. Por la mañana habíamos pasado más de una hora deambulando entre los desolados arbustos, pero después de la comida (que solía servirse temprano, siempre que la señora Reed no tuviera invitados), el frío viento invernal trajo consigo unas nubes tan oscuras y una lluvia tan persistente que cualquier actividad al aire libre quedaba fuera de discusión.
Yo estaba encantanda; nunca me habían gustado las excursiones y menos aún en tardes frescas; siempre volvía a casa en un estado terrible, con los dedos de las manos y los pies helados, el corazón encogido por los constantes gritos de Bessie, la niñera, y humillada por ese sentimiento de inferioridad física que me embargaba al compararme con Eliza, John y Georgiana Reed.

Traducción de Toni Hill


Creo que es la traducción más reciente de las que voy a comentar. Toni Hill también es escritor. Si la anterior traducción prescindía de algunos elementos y simplificaba otros, esta podríamos decir que añade más ("pasado más de una hora", "solía servirse", "menos aún""constantes gritos", "que me embargaba al compararme"). Usa términos menos formales (oscuras, helados, gritos). Los tiempos verbales se ajustan más a las equivalencias que todos hemos estudiado. En esta versión la voz de la narradora gana en expresividad con respecto a la anterior. Quizás suene más quejicosa y retórica.


******CÁTEDRA******



Y

****** ALIANZA ******


No pudimos salir a pasear aquel día. De hecho, aquella mañana habíamos pasado una hora deambulando entre los arbustos desnudos; pero, desde la hora del almuerzo (cuando no había visita, la señora Reed comía temprano), el frío viento invernal había traído unas nubes tan oscuras y una lluvia tan penetrante que volver a salir de la casa era impensable.
Yo me alegré: nunca me gustaron los paseos largos, sobre todo en las tardes frías; me horrorizaba volver a la caída de la tarde con los dedos helados y el corazón entristecido por las reprimendas de Bessie, la niñera, y humillada por saberme físicamente inferior a Eliza, John y Georgiana Reed.

Traducción de Elizabeth Power


Primera vez que vemos traducido ese indeed (queda un poco raro, en mi opinión). Parece la más preocupada en mantener el orden de las estructuras sintácticas del original. No me gusta la primera frase.  No me gusta el término almuerzo (manía personal). No me gusta el tiempo verbal utilizado en "nunca me gustaron". Me gusta ese "me horrorizaba" para aquel "dreadful to me". Como la anterior, tiende al uso de términos poco formales (desnudos, oscuras, penetrante, helados). En general, la encuentro poco castiza. Puede que en Hispanoamérica sea de las versiones que mejor suene.


********** ALBA **********



Aquel día no hubo manera de dar un paseo. El caso es que por la mañana anduvimos deambulando una hora entre los pelados arbustos; pero después de comer —y la señora Reed, cuando no había invitados, comía pronto—, el helado viento invernal había acarreado unas nubes tan sombrías y una lluvia tan penetrante que volver a poner el pie fuera de casa era algo que a nadie se le pasaba por la cabeza. 
Yo me alegré. Nunca había sido aficionada a las caminatas largas y menos si la tarde estaba fría. Me resultaba horrible volver a casa a la cruda puesta del sol con los dedos de los pies y manos entumecidos, el corazón contrito por las regañinas de Bessie, la niñera, y apesadumbrada bajo la conciencia de mi inferioridad física con respecto a Eliza, John y Georgina Reed.

Traducción de Carmen Martín Gaite


Traducción de una escritora de prestigio. La más plástica, literaria y rica en matices de todas. Tanto que podríamos preguntarnos si no es más una recreación que una traducción, o si se oye más a Carmen Martín Gaite que a la propia Jane Eyre. A mí cada adjetivo me parece un acierto, aunque reconozco que algunas expresiones son un tanto coloquiales en comparación con el original. Cuestión de gustos. Pero sepan que ganó un premio en el año 2000.

4 comments:

  1. Encuentro la de Carmen Martín Gaite la más literaria y menos rígida con diferencia. Mi nivel de inglés es ridículo con lo que no sé decirte a ciencia cierta si es rigurosa o no.

    Pero está claro que es la que tiene más matices y es la más expresiva.

    Saludos

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sí, hay una diferencia considerable. No sé si incluso mejora el original. Tendría que decírnoslo alguien bilingüe.

      Delete
  2. Mi nivel de inglés tampoco es que sea muy allá pero me quedo con la de Carmen Martín Gaite sin dudarlo. De todas maneras he de reconocer que es la versión que me leí yo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. También tradujo 'Cumbres borrascosas', una novela a la que no tengo ningún aprecio pero que me volvería a leer solo por disfrutar de la traducción de Martín Gaite.

      Delete